El Blog de Alex Cerrato y Arony Dominguez

 

Google
WWW Mercenarios

 

Apréndete a apreciarte un poco.

Post publicado por: Aroni el dia 26 de Octubre, 2006, 16:49. en Calidad de Vida.
COMENTAR | Referencias (0)


Esta es la historia de Narciso el joven hermoso que todos los días iba a contemplar su propia belleza en un lago. Estaba tan fascinado con sigo mismo que una día se cayo dentro del lago y se murió ahogado. En el lugar donde cayo, nació una flor que fue llamada narciso.

Pero en esta ocasión este no es el verdadero fin es el siguiente: Cuando narciso murió vinieron las Orèades (diosas del bosque) y vieron al lago transformado, de un lago de agua dulce, en un cántaro de lágrimas saladas.

-¿Por que lloras?-le preguntaron las Orèades.

-Lloro por Narciso-respondió el lago.

-Ah, no nos asombra que llores por Narciso-prosiguieron ellas. Al fin y al cabo, a pesar de que nosotras siempre corríamos tras el por el bosque, tu eras el único que tenia oportudad de contemplar de cerca su belleza.

-¿Pero Narciso era bello?-pregunto el lago.

-¿Quien podría saberlo mas que tu?-respondieron respondidas las Orèades-. Al fin al cabo, era en tus márgenes que el se inclinaba para contemplarse todos los días.

El lago quedo un tiempo callado. Finalmente, le dijo:

-Yo lloro por Narciso porque cada vez que el se inclinaba sobre mis márgenes yo podía ver, en el fondo de sus ojos, mi propia belleza reflejada. (El alquimista por Palo Cuelho)

Seamos como el lago aprendamos a querernos un poco que al ver nuestro reflejo en el espejo nos alegremos diciendo "lo soy hermoso" o "que guapo o que guapa soy" valorémonos un poco, pero ojo no nos excedamos como Narciso que murió cautivado por su propia belleza. Después de todo es cierto el dicho "Todo con medida y  nada con exceso".