El Blog de Alex Cerrato y Arony Dominguez

 

Google
WWW Mercenarios

 

25 de Mayo, 2007


Dejenme decirles que...

Post publicado por: Alex el dia 25 de Mayo, 2007, 20:24. en Memorias de un Hondureño.
COMENTAR | Comentarios (2) | Referencias (0)


Un saludo a todos los que se toman el tiempo de visitar este humilde blog. Con este post Comienzo oficialmente con Memorias de un hondureño, aqui relatare temas de mi hermosa tierra, anecdotas, historia, personajes celebres, Etc.
Hoy comienzo a manera de homenaje, con una columna de un popular personaje de la historia radial de honduras, Jorge Montenegro muy popular por estos rumbos gracias a su viejo programa radial Cuentos y leyendas de honduras, tambien ha publicado algunos libros como: "Hagase papo mientras se rie", "misterios y algo mas..."entre otros.
Jorge Montenegro tiene su columna en un popular diario capitalino titulada "Dejenme deccirles que..." con un muy peculiar sentido del humor, a continuacion  les dejo con una de mis favoritas:

AQUELLA MAÑANA ME LEVANTE OPTIMISTA -como de costumbre- me quité la ropa de dormir y me metí al jacuzzi, las burbujas me pegaban por bajeras y le bajé la fuerza porque así es como muchos se han hecho maricas, luego coloqué una pequeña porción de jabón de burbujas con perfume de rosas, desde el jacuzzi toqué una tecla del control remoto y una puerta corrediza se abrió para dar paso a un moderno equipo Stereo M.P.3 (más papo que tres), luego escuché la orquesta de Billy May haciendo la introducción a la vieja selección musical de Cole Porter Noche y Día, después la inolvidable voz de Frank Sinatra, viejo amigo mío, con el único que mantuve contacto directo en los Estados Unidos. 
  
Salí del baño y entré en un pequeño cuarto dotado de la mejor tecnología, unas manos automáticas me sacaron de la cintura para arriba porque si salen de la cintura para abajo ahí es donde está el peligro de que se le sobe el balín al individuo. Salí de la secadora automática, me coloqué mis calzoncillos Made in France, hechos a mano, luego el pantalón del más fino casimir inglés no del peñuza que venden aquí, mis calcetines alemanes me quedaban muy bien con el color del pantalón, luego, suavemente me coloqué mi camisa de seda de color azul cielo, escogí de entre los cuatrocientos pares de zapatos una florshane elaborados especialmente para mí. 
  
Con la tecnología todo se hace más fácil que de nuevo oprimí un botón y apareció el desayuno en el comedor de cristal, el café del que hace mi amigo Chuy Kafati estaba delicioso. A propósito si ven a Chuy me lo saludan porque hace dos años que no lo veo, díganle que me mande una foto porque siempre es y seguirá siendo may frend. Después del desayuno dietético -porque hay que cuidar la timba- me puse una loción que me regaló un millonario francés quien por cierto sólo tiene dos buenos amigos, Luis Miguel y yo jejejejejejejeje, bueno así es la vida, la gente tiene sus preferencias. 
  
Llegué al aeropuerto internacional de Toncontín, que traducido quiere decir "tené cuidado que no toquen el tin", ahí me esperaba mi jet particular porque tenía una cita urgente con Ninel Conde  en México. Llegué a Acapulco a la hora indicada, anduvimos con Ninel agarrados de la mano, platicamos, fuimos al hotel, nos hicimos tucos y luego ella me fue a dejar al aeropuerto muerta en lágrimas pero como pude la calmé. Fue así que regresé a Tegucigalpa pero… Había un grave problema, los profesores tenían tomadas las calles, pero he ahí la agilidad mental, saqué varios dólares y comencé a tirarlos a la calle y mientras recogían los dólares pude salir del atolñadero. Fui a mi oficina y como pueden deducir, las puertas se abrieron solas.  
  
Revisé mi E-Mail y encontré que había doscientos cincuenta mil mensajes, luego en la contestadora encontré 400 mensajes, bueno, eso es muy común, así que llamé a diez de mis mejores secretarias para que procedieran a dar las respuestas. Revisé mis negocios y la bolsa de valores y supe que ese día sólo me había ganado cuatro millones de dólares, pero no todo es de ganar, ya estoy acostumbrado a esas pequeñas ganancias. Llamé a Boston a mi amigo Evral Tatun Macfiel para decirle que le había mandado unas rosquillas deliciosas en un envase de oro macizo para que no se arruinaran, luego Evral me dijo que qué hacía con el envase y le dije que se lo regalara a Madonna de parte mía, es que uno debe ser atento con las mujeres. 
  
En uno de mis ciento cincuenta celulares recibí una llamada: "Aló me comunica con Yorch Monteblack", le respondí que con él hablaba, luego la voz contestó: "Te habla Araceli a la que vos cariñosamente llamabas "cheli" ¿te acuerdas mi cabezón? quedé como impactado, recordaba la dulce voz pero no recordaba a la mujer… Cheli… Cheli… cuál Cheli pregunté, la armoniosa voz respondió: "Mi cabezoncito cómo estás de olvidado… soy yo, tu Cheli… ¿te acordás? Araceli Arámbula ». El cuerpo me comenzó a temblar como cuando uno se toma un octavo de guaro en ayunas y con voz semi-temblorosa le dije: "Araceli, tanto tiempo sin verte may lov". 
  
Hubo un silencio que me pareció de siglos y sollozando me dijo: Perdóname Yorch, mi ojudito… quiero que sepas que no he dejado de quererte pero… pero…" ¿pero qué?, le pregunté, y ella, sin dejar de sollozar dijo" "Pero tengo un hijo de Luis Miguel. No te traicioné pero es que pasó tanto tiempo sin verte, el niño se llama Jorge Miguel, pero para disimular le digo Miguelito… te dejo porque viene Luismi y es muy celoso". Colgó, me estaba llamando desde su dormitorio. Así es la vida dije y lancé un suspiro de esos que los hondureños lanzamos cuando nos llega el recibo de la luz. 
  
El piloto del helicóptero llegó y me dijo que ya era hora de partir, así que subí a la terraza de mi edificio y partimos rumbo a Brasil, tenía que estar en el Carnaval disfrazado de refrán, así que llegué desnudo con las manos puestas en la parte vital del hombre, mi disfraz era el refrán que dice "Más vale pájaro en mano que cien volando". De repente me di cuenta de la realidad, me había quedado dormido frente a mi vieja máquina de escribir y estaba soñando brutadas, es que no había comido nada, salí de mi oficina y me fui a rebote de calcetín para mi casa a cambiarme camisa porque la había llenado de baba, es que cuando uno se queda dormido y sentado echa baba como las Bosas, jejejejejejeje.